Fotografía: ©David Arroyo, sello Tivacundo, Proyecto Aeropuerto de Tena. – Edición Gráfica: Daniel Quinteros

Código y Protocolo

| Antecedentes | 

Nuestras conversaciones con colegas ecuatorianas durante el Primer Congreso de Arqueólogas Ecuatorianas “De Arqueología Hablamos las Mujeres”, organizado en el marco de actividades del Colegio de Profesionales de Arqueólogos del Ecuador, realizado en el año 2017, indican la necesidad de un espacio articulado para las mujeres en la arqueología y de un código de ética para nuestra profesión. 

 

El código de ética será una herramienta que pueda ser utilizada por diferentes actores, incluyendo instituciones públicas que regulan la gestión del patrimonio y la práctica arqueológica como el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural del Ecuador, gremios, universidades, consultoras de arqueología, arqueóloges individuales, estudiantes de arqueología y otros colectivos. Envisionamos un código de ética amplio e interseccional, con un lenguaje claro e inclusivo y, enmarcado en los artículos de la Constitución. Esperamos aportes de todas las partes, ya sean instituciones públicas, académicas y, privadas para crear un documento único pero global. Este documento se convertiría en el principio de una nueva etapa de la arqueología ecuatoriana. Tradicionalmente los códigos de ética son elaborados por miembros de colegios profesionales. Sin embargo, este esfuerzo considera a profesionales representantes de la academia, instituciones culturales y consultores independientes. También integra a estudiantes universitarios de pre-grado y post-grado.

 

La elaboración de un código de ética es necesaria para el planteamiento de normas que promuevan un buen ejercicio de la arqueología ecuatoriana, y que parta desde la participación de diferentes actores. Nuestros primeros avances con el código de ética realizados en tres diferentes reuniones, nos ha demostrado el interés de arqueólogas y arqueólogos nacionales y extranjeros, de la academia, instituciones públicas y privadas y estudiantes en la elaboración conjunta de normativas que mejoren la relación entre quienes formamos parte de la arqueología ecuatoriana. Para este objetivo, vimos necesario la conformación de mesas de trabajo sobre temáticas claves:

  1. Responsabilidades y deberes de las y los arqueólogos,
  2. Responsabilidad con el patrimonio arqueológico y responsabilidades con el medio ambiente
  3. Responsabilidades con las comunidades
  4. Prevención de la violencia de género en la arqueología.

El enfoque de género, de acuerdo a la audiencia del conversatorio, debe ser transversal y no remitirse a la elaboración del protocolo. Es decir, plantear la construcción de una arqueología ecuatoriana con una agenda centrada en la inclusión, justicia social y la defensa de los derechos de mujeres, poblaciones vulnerables, LGTB-Q y comunidades originarias, afrodescendientes y urbano-marginales

 

El espacio dedicado a la Prevención de Violencia de Género cubrirá los siguientes temas a manera de lineamientos  y protocolos, en un contexto jurídico de alcance nacional y global: 1. Práctica arqueológica inclusiva y sin violencia de género, 2.   Acoso sexual, acoso laboral y discriminación arbitraria, 3. Relaciones de convivencia en el campo, laboratorio y escenarios académicos, 4. Información sobre procesos de denuncia.

Nuestros Posts

Avances en la Elaboración del Código de Ética

Hasta el momento hemos facilitado un total de tres reuniones para la elaboración del código de ética. Destacamos que durante nuestro primer conversatorio, organizado el 25 de septiembre de 2020, tuvimos una alta participación e…